¡No soporto esta fascitis plantar!

La fascitis plantar es «la patología estrella» . Cada día muchas personas acuden a las consultas con dolor  en la planta del pie.

Los pacientes sufren un dolor muy agudo por las mañanas, sobre todo en los primeros pasos del día. Este dolor  se va aliviando a medida que caminan, pero reaparece cuando después de estar sentados, vuelven «a echar el pie en el suelo».

La localización suele ser próxima a la inserción de la fascia, más hacia el talón y se irradia  a todo » el puente» del pie, lo que se llama arco longitudinal interno. Llegan a sentir una gran tirantez que les impide caminar con normalidad. Esta «marcha antiálgica», para evitar apoyar la zona dolorida, a su vez,  ocasiona problemas y dolores  en otras estructuras como tobillos, rodillas, cadera o espalda.

El diagnóstico es ecográfico, el especialista verá una fascia engrosada, inflamada.

Con respecto al tratamiento, en primer lugar, se opta por el conservador, a base de fisioterapia convencional, con ultrasonidos, masaje de la planta y de gemelos para aliviar tensión y baños de corriente galvánica. Cuando este ha fracasado, se pasa a un tratamiento más invasivo como puedan ser las infiltraciones ecoguiadas con corticoide. Con estas, se resuelven muchos casos de fascitis plantar, pero aún así quedan las fascitis «rebeldes» , que se resisten a estos tratamientos y para las cuales, queda reservada la cirugía.

El uso de plantillas, previo estudio biomecánico de la marcha, es importante a lo largo del tratamiento para evitar y eliminar factores biomecánicos alterados, que hayan podido ocasionar la fascitis. Si se aplican los tratamientos, ya sean conservadores, invasivos o quirúrgicos, pero no se elimina la causa que desencadenó la fascitis, esta, volverá a aparecer.

Es importante anotar, que en los casos de fascitis plantar, la electrólisis percutánea NO es un tratamiento adecuado, es más , es contraproducente, ya que inflamaremos aún más la fascia, por ello, muchos pacientes con fascitis plantar, se encuentran peor después de la aplicación de este tratamiento.

Existen dos tipos de cirugía, abierta y  ecoguiada ultraminimamente invasiva. Las diferencias entre ambas son dos muy importantes:

-En la cirugía abierta la incisión es grande, por lo que se necesitan puntos de sutura. En la ecoguiada, la incisión es apenas imperceptible, no más de 1-2mm, así que no es necesario poner puntos, con lo que evitamos riesgos de infección.

-En la cirugía abierta es necesario hacer isquemia, es decir, dejar sin riego sanguíneo al pie durante la intervención. En la ecoguiada no es necesario, por lo que se evitan riesgos de trombosis.

Estas dos importantes diferencias, hacen que la cirugía ecoguiada cobre ventaja con respecto a la abierta porque:

-Los tiempos de recuperación son mucho menores.

-El paciente se marcha caminando.

-No es dolorosa.

-No necesita puntos de sutura.

-Los riesgos en general son mucho menores.

La fascitis plantar puede dejar de ser un problema en la vida del paciente que la sufre, si se realiza un buen diagnóstico y se aplica el tratamiento acorde con la etapa por la que este pasando la fascia.

 

 

 

 


CONTACTE CON NOSOTROS



Dirección: Calle Nte., 2, 45217 Ugena, Toledo.

Teléfono: 925 53 37 21

Email: info@biomecanicamartinez.com

NOVEDADES